Noticias

Los inmigrantes haitianos se aferran a la desoladora vida después del huracán en las Bahamas

Meridith Kohut para estilltravel News

Yvener Isma y su novia, Diana, en las afueras del complejo del Gimnasio Nacional Kendal G.L Isaacs en Nassau, que se utiliza como el principal refugio del gobierno para las personas desplazadas por el huracán Dorian.

GRAN ABACO, Las Bahamas - Yvener Isma sigue diciéndose a sí mismo, si la tormenta no me rompió, esto no me romperá, pero es cada vez más difícil de creer. Siente que se está muriendo por dentro, lentamente, y culpa a su gobierno.



Hace casi dos meses, el joven de 27 años estaba aferrado a un árbol mientras el huracán Dorian azotaba las Bahamas, sosteniendo a su novia, Diana, mientras las inundaciones y los vientos impulsaban contenedores de envío directamente hacia ellos. La pareja logró salir de Marsh Harbour por la gracia de Dios, pero no antes de que Diana, que solo quería que se usara su nombre de pila, se rompió la muñeca, se torció el tobillo y se hizo un agujero en la espinilla hasta los huesos. La joven de 19 años de Haití aún se está recuperando, pero sus heridas son la menor de sus preocupaciones.



En las últimas tres semanas, el gobierno de las Bahamas ha detenido y solicitado la deportación de más de 340 haitianos que carecen de los documentos adecuados, según un funcionario del gobierno haitiano. La ONU confirmó que 112 de esas personas llegaron a Puerto Príncipe.

El funcionario, que pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias, alega que los funcionarios de las Bahamas continúan deportando a un gran número de haitianos sin seguir adecuadamente el protocolo y transportándolos a una región que no es apta para enviarlos en este momento.



Puerto Príncipe continúa bloqueado debido a las protestas, pero el funcionario dijo que las solicitudes de deportación siguen llegando, y las cifras son cada vez más altas.

Meridith Kohut para estilltravel News

Dieunel Charles, de 35 años, en medio de los escombros en Farm, una comunidad informal de barrios marginales de familias haitianas en su mayoría indocumentadas que fue destruida por el huracán Dorian.

Diana emigró ilegalmente a las Bahamas desde Haití con su padre hace cuatro años para ganar dinero y enviarlo a su madre y hermanos, pero el huracán la dejó a ella e Isma sin hogar. Sin dinero ni familia cerca, se han alojado en un refugio operado por un gobierno que ha amenazado con deportar a todos los inmigrantes indocumentados.



Ella me preguntará: '¿Supongamos que me encierran? ¿Qué harías? ”Y le digo que iré con ella, pero tratamos de no hablar de eso, dijo Isma, quien nació en las Bahamas de padres haitianos. Pero sé que una mañana nos vamos a despertar, y habrá Fuerzas de Defensa aquí preguntando por nuestro estado y luego subiéndonos a los autobuses.

La pareja se encuentra entre los más de 40.400 haitianos que viven en las Bahamas, según las Naciones Unidas, lo que los convierte en la población inmigrante más grande del país. Sin embargo, los expertos dicen que es probable que el número sea mucho más alto porque no tiene en cuenta lo que la ONU llama 'personas apátridas' como Isma, que luchan por no pertenecer oficialmente a ningún lugar hasta que puedan solicitar la ciudadanía en las Bahamas cuando cumplan 18 años.

Sin embargo, los funcionarios de relaciones exteriores de las Bahamas señalaron que hay una cláusula en la ley de inmigración de Haití que aún define a las personas nacidas fuera del país como 'haitianos'.



Impulsados ​​por la violencia, los disturbios gubernamentales y los impactos duraderos de un terremoto histórico en 2010, decenas de haitianos se han asentado en barrios marginales de las Bahamas y trabajan como limpiadores, cocineros, jardineros y jornaleros. Pero su presencia en las Bahamas ha sido durante mucho tiempo despreciado y estigmatizado . Los funcionarios del gobierno han sido abiertamente xenófobos, promulgando estrictas leyes de inmigración que, según los críticos, están orientadas a facilitar las deportaciones.

Sin embargo, desde Dorian, los haitianos dicen que el maltrato se ha intensificado. A medida que la atención mundial se desvanece, los críticos dicen que los funcionarios de las Bahamas han intensificado su campaña agresiva para apuntar, acosar y deportar a los inmigrantes indocumentados. Como resultado, cientos han huido de los refugios oficiales para esconderse en arbustos, tiendas de campaña e iglesias abarrotadas.

Lo que ha hecho este huracán expone el disgusto de nuestro país por los inmigrantes ilegales y los haitianos ilegales, dijo Prodesta Moore, presidenta y directora ejecutiva del Centro de Desarrollo Juvenil Urbano de las Bahamas y una figura activa en los esfuerzos de recuperación de su país. Esta tormenta ocurrió y las personas se vieron obligadas a pasar al frente a través de las evacuaciones, y es más fácil para las personas identificar quién eres. Es un momento muy tenso y aterrador para muchas personas.

Las autoridades han estado realizando redadas diarias, sacando a los hombres de las bicicletas en la calle y recorriendo los lugares de trabajo, exigiendo papeles. Mientras estuvo en la isla de Gran Ábaco, la principal presencia del gobierno que estilltravel News presenció fue en la forma de oficiales de inmigración que conducían en jeeps blancos y un viejo autobús, recorrían lentamente los vecindarios haitianos, detenían e interrogaban a las personas y luego las llevaban a un centro de detención y, eventualmente, el aeropuerto.

Meridith Kohut para estilltravel News

Agentes de las Fuerzas de Defensa detienen a un haitiano durante una redada en un sitio de construcción durante una búsqueda de inmigrantes haitianos indocumentados para detenerlos y deportarlos.

Moore dijo que los barridos definitivamente han aumentado desde la tormenta. Ella había estado trabajando con un pastor en Nassau para ayudar a proporcionar alrededor de 200 comidas al día a los evacuados que vivían en una iglesia en una aldea haitiana.

Venía todos los días como un reloj y luego nunca aparecía. Intenté llamar pero no obtuve respuesta. Tres días después, su esposa me llamó y me dijo que lo habían detenido, dijo. Estaba programado para ser deportado el martes siguiente. Ahora nos preocupa cómo vamos a alimentar a estas personas. [Inmigración] hizo las rondas antes, pero no estaba en curso como lo está ahora. Todos los días, escuchas acerca de cientos de personas detenidas. Creo que están usando esto como una oportunidad y deberían haber esperado hasta que el polvo se asiente o darles a estas personas 12 meses para recuperarse.

Sin embargo, el ministro de Inmigración, Elsworth Johnson, negó que su gobierno estuviera aumentando las deportaciones como parte de una ofensiva contra la inmigración, alegando que tienen el deber de proteger a los residentes de las drogas, los traficantes de niños y sexuales y otros delincuentes. De hecho, las autoridades simplemente han vuelto a la normalidad, dijo.

No ha habido ningún cambio en nuestra aplicación de la ley. Estos eran problemas antes de la tormenta con la que estábamos lidiando, dijo. Somos un país de leyes, y la realidad es que si no está debidamente documentado, como la mayoría de los otros países, la ley nos permite lidiar con eso de una manera humana. Y estamos haciendo cumplir nuestras leyes de acuerdo con las normas internacionales de derechos humanos.

Johnson señaló que el primer ministro suspendió las deportaciones durante unas tres semanas inmediatamente después de la tormenta. La semana pasada, los ministros aprobaron una orden de exención de tarifas para reemplazar pasaportes, licencias de conducir, tarjetas de identificación y permisos de trabajo perdidos o dañados.

Tenemos leyes que deben respetarse sin dejar de respetar los derechos humanos y la dignidad de una persona, dijo. Pero no se pueden suspender las reglas debido a una catástrofe. Ese es el momento en que se aplica el imperio de la ley y debe tomar la determinación en el mejor interés de su país. No puede ser una lucha libre para todos. Levantamos ciertas leyes por un período de tiempo, pero el huracán terminó.

Desde que Dorian diezmó su comunidad, Isma y Diana han estado viviendo junto a otros 700 sobrevivientes en el complejo del Gimnasio Nacional Kendal GL Isaacs en Nassau, Nueva Providencia, la bulliciosa capital de la nación y a un mundo de distancia de su casa en ruinas en Marsh Harbour, en Gran Ábaco. isla. El gimnasio se ha convertido en el refugio principal para los residentes desplazados, el 75% de los cuales son haitianos, según grupos de ayuda.

La policía ha estado deteniendo a decenas de inmigrantes en redadas durante las pausas para el almuerzo y a altas horas de la noche, con historias de arrestos que rebotan en los grupos de Facebook y WhatsApp.

Después de una serie de arrestos a principios de octubre, que incluyeron a 11 menores, la organización de inmigración de la ONU dijo en un informe obtenido por estilltravel News que en un lapso de unos pocos días, 600 evacuados abandonaron los refugios por miedo. Es más, el gobierno ha estado consolidando refugios, canalizando a más sobrevivientes al complejo de gimnasios en lo que muchos haitianos ven como una forma fácil e inevitable de reunirlos.

Meridith Kohut para estilltravel News

Meus, un inmigrante haitiano indocumentado de 29 años, se encuentra dentro de la pequeña casa de madera donde se esconde con su esposa y su bebé. Su casa en la granja en la isla de Gran Ábaco fue destruida durante el huracán Dorian. Tienen demasiado miedo de buscar ayuda en uno de los refugios administrados por el gobierno y ser deportados de regreso a Haití.

Tenemos muchos niños pequeños aquí, Isma hizo un gesto hacia el edificio beige. La mayoría de sus padres no tienen estatus, por lo que pronto todos estarán en Haití.

Aunque Isma nació en las Bahamas de padres haitianos y solicitó la ciudadanía cuando tenía 19 años, sigue siendo apátrida. Diana está mucho peor. Las Bahamas no tiene constancia de que exista. Ingresó ilegalmente al país y ahora está sola. Su padre fue deportado un mes antes de la tormenta.

Estamos atrapados, dijo Isma. Pero simplemente no puedo levantarla y dejarla. No hay a donde ir.

Dormir en catres y colchones en una habitación con cientos más está comenzando a tener un costo emocional, psicológico y físico en los sobrevivientes. No hay privacidad y los baños están sucios y llenos de mierda, dijo Isma, mostrando a Estilltravel News un video de inodoros obstruidos y cinta de precaución bloqueando los puestos. La semana pasada, 300 personas fueron tratadas por sarna después de que los funcionarios fusionaron otro refugio en el gimnasio, lo que probablemente causó el brote, según un informe del Ministerio de Salud. Los grupos internacionales de ayuda y salud han expresado su preocupación por el deterioro de las condiciones.

Los trabajadores humanitarios también dicen que la retórica y las acciones del gobierno han creado una población oculta e increíblemente vulnerable de sobrevivientes del huracán que tienen demasiado miedo de obtener ayuda o son necesarios para ayudarlos a comenzar de nuevo.

Mucha gente tenía demasiado miedo de venir y pensó que necesitábamos documentación para tratarlos, dijo el Dr. Craig Chin, líder del equipo de International Medical Relief. Tratamos de expresarles a todos que vimos que si tenían gente con ellos escondidos en las casas para llevarlos a nuestra clínica. Pero aún se notaba que había mucho escepticismo sobre si estábamos con el gobierno.

Los médicos han estado trabajando con una iglesia haitiana a pocos kilómetros del gimnasio, realizando exámenes de la vista y de la presión arterial debajo del púlpito. La esposa del pastor, Julia Pierre, regularmente distribuye ropa a mujeres y niños que se sienten lo suficientemente seguros como para asegurar que los lleven allí.

Había una niña, una mujer, en la cama de al lado y ella salió y luego la encerraron, dijo Mariala Joseph, una residente de Abaco que ahora se queda en el gimnasio, desde un banco de tela roja de la iglesia. Tenía a su bebé con ella. El pastor trató de sacarla, pero ellos dijeron 'no', tiene que ir a la cárcel y luego la deportan. Ella no hizo nada. Es muy duro, muy duro.

En una calurosa tarde de martes, los niños tímidos, sus padres y los residentes ancianos se sentaron con papelitos en la mano mientras esperaban a ver a una de las enfermeras de International Medical Relief. El grupo instaló una clínica emergente en un cobertizo cerca de Cowpen Road, donde un barrio de chabolas haitiano abarrotado ha absorbido a un número indeterminado de inmigrantes evacuados.

El grupo ha tenido un promedio de 200 pacientes por día, casi el 70% de los cuales eran indocumentados y de Abaco, dijo el médico.

Me informaron sobre la situación, con los haitianos, antes de ir allí, dijo. Pero no tenía idea de lo mal que estaba.

Meridith Kohut para estilltravel News

Al igual que varias otras iglesias que sobrevivieron al huracán, el maltrecho edificio de la iglesia apostólica AB ha sido un refugio para decenas de haitianos que optaron por quedarse en la isla de Gran Ábaco, viviendo sin electricidad y durmiendo hacinados.

La única habitación oscura en la iglesia apostólica AB comienza a llenarse alrededor de las 5 p.m., cuando los hombres regresan de trabajar en la reconstrucción de complejos turísticos, negocios y casas, generalmente por alrededor de $ 8.75 la hora.

Al igual que varias otras iglesias que sobrevivieron al huracán, el edificio blanco desgastado y maltratado ha sido un refugio para decenas de haitianos que vivieron en Dorian y eligieron quedarse en Abaco, viviendo sin electricidad y durmiendo hacinados. Eso fue antes de que llegaran los oficiales de inmigración, exigiendo que el grupo aquí y en otra iglesia en Marsh Harbor se retirara o se arriesgara a ser deportado.

Aunque Johnson, el ministro de inmigración, dijo que no tenía conocimiento de que los oficiales descendieran sobre las iglesias, enfatizó que no son refugios legales y no pueden usarse como una forma de eludir la ley.

Si encontramos a estas personas diciendo que este lugar es un refugio, entonces deben asegurarse de que tenga las medidas de protección adecuadas y sea apto para que los humanos vivan, dijo. El hecho de que digas que este lugar es un refugio no significa que sea correcto albergar a la gente. La ley dice que no es un refugio.

La noche antes de la fecha límite, sentados en el césped junto a sus carpas rojas y líneas de ropa caídas, los residentes de la iglesia de AB sirvieron arroz en platos y hablaron sobre qué hacer. Intercambiaron historias sobre el autobús de inmigración blanco, sobre quién fue recogido ese día, quién tuvo suerte, quién no, y dónde podrían esconderse cuando regresen los vehículos blancos.

Tony Monestime, quien dijo que los oficiales de inmigración ya lo habían maltratado, ya había visto a dos personas sacadas de la iglesia.

La situación es muy mala, dijo.

Cuando se les preguntó adónde irían cuando llegaran los oficiales de inmigración, Monestime y los demás negaron con la cabeza: No tenemos a dónde ir.

A la mañana siguiente, el patio de la iglesia estaba vacío, las carpas abiertas y abandonadas, todas sus pertenencias todavía dentro.

Meridith Kohut para estilltravel News

Las familias haitianas se mudan de la iglesia apostólica AB después de recibir amenazas de las Fuerzas de Defensa de que ya no podrían buscar refugio en la iglesia.

Más sobre el huracán dorian